Juan Huertas
Creatividad, comunicación y otras perversiones
unainciertamirada.001.png

BLOG

Un blog sobre comunicación, creatividad, publicidad y otras perversiones.

Una enfermedad llamada censura

o-padilla-word-press-foto-900.jpg

Hay dos noticias que han surgido esta semana y que, a pesar de la distancia geográfica de su origen, comparten los mismos ingredientes.

Se trata de la suspensión del concierto de Albert Plá en Gijón y del veto del Ayuntamiento de Barcelona a que una fotografía del torero Padilla aparezca en la lonas anunciadoras de la exposición de los premios World Press Photo en el CCCB.

En el caso de Gijón, el ayuntamiento ha recogido la petición del PP de suspender el concierto de Plá en el Teatro Jovellanos por considerar que las declaraciones que este hizo a La Nueva España declarando su independismo y el asco que le da ser español suponen “un insulto gratuito hacia los gijoneses” .

En el de Barcelona, el ayuntamiento no permite que la imagen del torero sea utilizada en las lonas que cuelgan de las farolas de la ciudad (pero sí en el resto de material promocional) por “no ajustarse a los valores de Barcelona Inspira”.

La censura es a la democracia lo que los mocos al cuerpo humano, cuando aparece (aún envuelta en ese odioso halo de lo políticamente correcto) es síntoma inequívoco de que alguna enfermedad existe en nuestra sociedad.

Los gijoneses que se sientan insultados por el señor Plá tienen una estupenda forma de mostrar su desacuerdo: no yendo al teatro a verle. Y los barceloneses que no sepan diferenciar una fotografía periodística de la apología de la tauromaquia, que no vayan al CCCB. Así de sencillo.

Señores políticos, guardianes de la moral y otros poseedores de la verdad absoluta: dejen a sus conciudadanos decidir. Que administren espacios públicos no significa que estos sean suyos. Que ustedes tengan unas ideas no supone que esas sean mejores que las de otros.

 

Juan HuertasComment