Juan Huertas
Creatividad, comunicación y otras perversiones
unainciertamirada.001.png

BLOG

Un blog sobre comunicación, creatividad, publicidad y otras perversiones.

Podemos kills the radio star

 Pablo Iglesias, haciendo el "cu-cú-tras" en un árbol como Espinete en el inicio de Barrio Sésamo.      

Pablo Iglesias, haciendo el "cu-cú-tras" en un árbol como Espinete en el inicio de Barrio Sésamo.

 

 

Iba yo camino del trabajo escuchando el “Hoy por hoy” de la Cadena SER cuando la gran Pepa Bueno entrevistaba a Cayo Lara, actual Coordinador General de Izquierda Unida y recién auto descartado a las primarias que elegirán el candidato a encabezar la lista de IU a las elecciones generales de 2015. 

“¿Por qué podemos ha conectado con la indignación, con el sufrimiento de la sociedad española e Izquierda Unida no?

“Algo no habremos hecho bien del todo (…) Nosotros somos una fuerza política que tiene mochila, que tiene historia. Y yo soy de la opinión que en esa mochila tenemos más logros que debilidades, pero también tenemos debilidades. Esa formación política (por Podemos) es nueva, no ha tenido ninguna responsabilidad ni ninguna implicación(…) Ha salido con un mensaje muy transversal que ha funcionado desde el punto de vista mediático”.

No me ha respondido a lo que me preguntaba. ¿Por qué Podemos sí ha sido capaz de conectar y transformar (la indignación) en perspectiva electoral e Izquierda Unida no?

“Hemos estado echando cuentas y a mi no me gusta decir esto, no me gusta hacer publicidad a nadie y usted sabe que esto es una técnica que se conoce perfectamente y que los que trabajáis en los medios de comunicación lo sabéis perfectamente. Yo he estado echando cuentas y alguna fuerza política en un mes ha tenido más medios de comunicación que yo en toda mi vida”.

¿Y cree de verdad que eso lo explica?

“Yo estuve ocho años de coordinador en Castilla-La Mancha y no me hicieron ni una entrevista en la televisión pública de Castilla-La Mancha. Ni una entrevista. Y me estuve junto con otra gente como el alcalde de Seseña partiendo la cara todos los días contra la corrupción, contra el Pocero, contra los que apoyaban al Pocero y no me dieron ni una sola entrevista en ocho años”.

“Entonces, eso ayuda. Porque la vecina de enfrente de mi casa, si no ve un señor o una señora en la televisión que le cuenta un mensaje determinado pues seguramente vaya a tener muchas dificultades para poderlo entender”.

“Curiosamente, yo estoy viendo las propuestas de Izquierda Unida encima de la mesa Cuando yo veo las propuestas (de Podemos) solo tengo que ir a las hemerotecas y ver nuestros programas (electorales)”.

He intentado ser lo más fiel al audio de la entrevista -que podéis oír aquí-, por lo que para todo lo que os suene extraño podéis apuntar un gran SIC. 

Pepa Bueno, con su agudeza e insistencia, ponía a Cayo Lara contra las cuerdas y él contestaba diciendo que el fenómeno Podemos se debe a la cobertura mediática que se le está dando. Es decir, que todo se debe a que Pablo Iglesias sale mucho en la tele.

En el análisis coincide con lo que vienen diciendo últimamente gente del mundo de la empresa, la economía, el periodismo y la política, a izquierda y derecha del espectro ideológico. El discurso se adereza con acusaciones de populismo, comunismo, bolivianismo y antisistema en general cuanto más giremos hacia la derecha para escuchar opiniones.

El caso es que oyendo análisis como estos respecto a un fenómeno al que tienen tanto miedo y tan en primera persona les afecta (al final son sus poltronas las que están en juego), uno entiende mejor cómo afrontan los problemas que nos afectan a todos las personas que hasta ahora nos representan en los parlamentos.

Imaginad por un momento que esto pasa en el mundo de la comunicación comercial. Un nueva marca que vende millones de un producto que otra marca lleva intentando vender durante años sin mucho éxito. O lo que es peor, una marca que ve cómo otra les arrebata mercado con producto que consideran una chufa, una estafa, un engaño. Y todo ello sin invertir un euro en publicidad.

¿No se irían los respectivos directores generales de la empresa directamente al departamento de marketing blandiendo un látigo de siete colas?

¿Es que nadie dentro de esos partidos se pregunta cómo puede ser que cuatro profesores de Ciencias Políticas de la Complutense, con un partido recién formado y que se organiza en gran parte en la Red sean capaces de llegar a más gente que organizaciones con millones de afiliados?

¿Nadie pide explicaciones de cómo es posible que casi sin recursos económicos, con un presupuesto que sale del bolsillo de sus simpatizantes y de vender camisetas, hayan generado más espacio de comunicación que formaciones políticas que reciben millones de euros de todos los españoles vía Presupuestos Generales del Estado y que cuentan con estructuras orgánicas que llegan a cada punto del territorio?

¿Nadie se pregunta cómo han conseguido que cadenas de televisión que pertenecen a señores tan poco sospechosos de ser peligrosos antisistema como Berlusconi y Lara les den espacio en sus programas?

Espacios a los que, dicho sea de paso, dan proporcionalmente mucho más espacio a esos mismos partidos políticos “tradicionales”. Es el propio Pablo Iglesias el que nos daba una posible respuesta a todas estas incógnitas en la entrevista que coincidió a Jordi Évole en “Salvados”:

“No voy a las tertulias porque haya libertad de expresión o quieran pluralidad. Me llaman porque soy rentable y doy audiencia”.

Aquí está el quid de la cuestión. La razón no es salir en la tele, porque si así fuesen las cosas Francisco Marhuenda sería el próximo presidente del gobierno. Tampoco es porque La Sexta le de mucho espacio a Iglesias en “La Sexta Noche” y Cuatro en “Las Mañanas de Cuatro”, porque hay que recordar que sus adversarios controlan teles enteras, como hace el PP con RTVE y TeleMadrid, el PSOE con Canal Sur, la Iglesia Católica con 13TV, la extrema derecha con Intereconomía, CiU con TV3… 

La verdadera razón es que Iglesias dice cosas que interesan a la gente. Porque además lo dice de una forma que la gente entiende. Y sobre todo, porque la gente por ahora no se aburre soberanamente de lo que dice, es más, quiere oírle más. Por eso las teles le dan espacio, porque les trae audiencia. La audiencia atrae publicidad. La publicidad trae dinero. Y las teles, parece mentira que gente tan docta no se haya enterado, solo son un negocio.

Así que, Cayo Lara, amigos de IU y del resto del espectro político en general, esta es mi buena acción del día: voy a compartir con vosotros unas máximas del negocio publicitario que yo personalmente intento aplicar en mi día a día. Si la gente no te compra no es culpa de la gente. Es culpa tuya porque lo estás vendiendo mal. Si la gente no te escucha es porque no te estás haciendo oír. Y si la gente no te entiende es porque te estás explicando mal. Así de sencillo. O así de difícil, porque para algunos estos es como decirle a un dinosaurio que se ponga a régimen para que no siga hundiéndose en un mar de brea.

 

Juan HuertasComment